Frases sobre teatro


Las frases más famosas sobre el teatro se resumen con la metáfora del VENENO DEL TEATRO para referirse a la capacidad de enganche de este arte y la otra la sentencia recurrente en todas las épocas y por todos los catastrofista de referirse a LA CRISIS DEL TEATRO sin tener en cuenta que el teatro como la sociedad siempre estarán en crisis. Estas frases más o menos ingeniosas nos pueden servir para establecer un debate continuo en nuestras clases. Aquí van algunas sus respectivas propuestas didácticas:


El teatro es un atajo pedagógico.
F. G. Lorca
“Si la gente quiere ver sólo las cosas que pueden entender, no tendrían que ir al teatro: tendrían que ir al baño”.
Bertolt Brecht
“La mejor cualidad para un actor es ser mercurial, esto es, saber adaptarse a la temperatura de cada momento”.
Vittorio Gassman
“El teatro es tan infinitamente fascinante, porque es muy accidental, tanto como la vida”.
Arthur Miller
“Se ha perdido una idea del teatro. Y mientras el teatro se limite a mostrarnos escenas íntimas
de las vidas de unos pocos fantoches, transformando al público en voyeur, no será raro
que las mayorías se aparten del teatro, y que el público común busque en el cine, en el music-hall
o en el circo satisfacciones violentas, de claras intenciones”.
Antonin Artaud
“Si es absolutamente necesario que el arte o el teatro sirvan para algo,
será para enseñar a la gente que hay actividades que no sirven para nada
y que es indispensable que las haya”.
Eugene Ionesco
"Cuando el teatro es necesario, no hay nada más necesario"
Peter Brook
"Conviene siempre tratar de ser interesante más que preciso, porque el espectador lo perdona todo menos la pesadez."
Voltaire
"Escribir teatro es el trabajo más difícil que más fácil parece."
Enrique
Jardiel Poncela
- Dime , ¡Oh, Kakikatres septimoartíssimo! ¿Qué es el cine?
- El teatro al alcance de todos los cerebros.


Poema dedicado al teatro de Ariane Mnouchkine (Boulogne-sur-Seine, 3 de marzo de 1939)
directora de teatro y cine francesa, conocida internacionalmente, fundadora del Théâtre du Soleil en Paris en 1964.

¡Auxilio!
Teatro, socórreme.

Duermo. Despiértame.
Estoy perdida en la oscuridad, guíame, al menos, hacia una luz.
Soy perezosa, avergüénzame.
Estoy cansada, estoy fatigado, levántame.
Soy indiferente, golpéame.
Sigo siendo indiferente, golpéame en el rostro.
Tengo miedo, dame coraje.
Soy ignorante, edúcame.
Soy monstruosa, humanízame.
Soy pretenciosa, hazme morir de risa.
Soy cínica, desármame.
Soy tonta, transfórmame.
Soy mala, castígame.
Soy dominante y cruel, combáteme.
Soy pedante, búrlate de mí.
Soy vulgar, elévame.
Soy muda, desamordázame.
Ya no sueño, trátame de cobarde o de imbécil.
He olvidado, arroja sobre mí la memoria.
Me siento vieja y rancia, haz surgir la niñez.
Soy pesada, dame la música.
Soy triste, busca la alegría.
Soy sorda, haz aullar el dolor como una tempestad.
Me siento agitada, haz surgir la sabiduría.
Soy débil, enciende la amistad.
Soy ciega, convoca a todas las luces.
Estoy sometida por la fealdad, haz entrar la belleza conquistadora.
Fui arrastrada por el odio, haz surgir todas las fuerzas del amor.